«

»

May 15

Imprimir esta Entrada

Rechazo del SiDIU al Control Biométrico

La propuesta de ordenanza para el Control Biométrico de asistencia  elaborada por el Secretario General de la UNSL Jorge Olguín será tratada este martes 16 de mayo en el Consejo Superior (CS). El tema del control biométrico que se estaba implementando en forma inconsulta en las Facultades de Villa Mercedes fue tratado en paritarias a pedido de nuestro sindicato. La propuesta de ordenanza fue presentada en paritarias por el Secretario Olguin y luego de ser debatida fue rechazada por el SiDIU.
Posteriormente fue analizada en Comisión de Interpretación y Reglamento del Consejo Superior, girada a las Áreas de Integración Curricular (AIC) y a los Departamentos para que estos se expidieran y las Facultades elevaran sus opiniones al respecto. Seis de ocho (6 de 8) Facultades se expresaron en contra de la propuesta de ordenanza.
El escenario político y académico
Al Consejo Superior le toca este martes 16 de mayo analizar la situación y votar si la universidad contará con un sistema de control biométrico de asistencia. Si el CS votara a favor de la propuesta de ordenanza lo haría en clara oposición a la voluntad del 75% de la comunidad universitaria. Además, la UNSL se encaminaría a una mayor desvalorización y rigidez de las prácticas docentes, reduciendo una actividad multidimensional a una única dimensión medible por el tiempo de permanencia en determinado espacio. Desde el punto de vista político, la toma de una decisión contraria al conjunto de lxs docentes, dejaría al conjunto de la docencia universitaria local en un vacío de representatividad.
Si el CS, rechazara la propuesta de ordenanza, también se plantea un desafío. Los miembros de la comunidad universitaria, de las AIC, Departamentos y Facultades, le otorgamos un alto valor a la evaluación de las prácticas docentes, a las ordenanzas que las reglamentan y además existe una clara voluntad de profundizar y mejorar dicha evaluación.
La tecnocracia
Las autoridades informan que para pagar el sueldo se debe constatar fehacientemente la Efectiva Prestación del Servicio. Este sindicato todavía no obtiene una respuesta de las autoridades a la pregunta que le hiciéramos, ¿cuál es el servicio y que significa efectiva prestación en este caso? En la Ordenanza se estipulan una serie de horarios y tareas sujetas al control, sin embargo, en ningún caso se define cual es el servicio ni que se entiende por efectivo. La Ordenanza hace explícito que a los docentes de la UNSL se les pagaría el sueldo a fin de mes en forma completa si la máquina indica que estuvo. Supeditar valores, complejidades, cultura, política, autoorganización, autonomía y participación al imperio de los dispositivos tecnológicos, es mera tecnocracia.
Los mínimos necesarios para un debate
En repetidas oportunidades hemos leído y escuchado por parte de las autoridades de la UNSL que es necesario controlar o disponer de un “mínimo” para el control de la asistencia. Este mínimo se ha llevado al plano de las horas en un más que discutible y poco fundamentado recorte y selección de esas actividades. Nuestro sindicato se permite desplazar esta idea de medir los mínimos en horas, a considerar mínimos acordados en la comunidad.
¿Acuerda esta comunidad en las particularidades de nuestro trabajo como docentes? ¿Acuerda esta comunidad sobre la flexibilidad de nuestro trabajo y que estos sistemas tienden a hacerla rígida?
¿Ha pensado esta comunidad universitaria, incluidas sus autoridades, otras alternativas no contempladas en la ordenanza? ¿En qué otros elementos, contratos y actividades ya establecidas como parte de nuestro trabajo la comunidad docente ya ha establecido acuerdos? Por ejemplo los horarios de clase están estipulados por programa, aprobados por comisión de Carrera y además fijados y consensuados en el aulero. Las actividades están tipificadas, reglamentadas y evaluadas, a excepción de las consultas que tienen un carácter de flexibilidad muy alto y requieren un minucioso análisis.
El control biométrico u otro método de control de asistencia implica una peligrosa dosis de verticalismo, presuponiendo que un reducido grupo de personas (las autoridades), decida quien cumple o no un horario y el poder político discrecional que esto implica. La evaluación y control académico por parte de las autoridades necesita indefectiblemente de los estamentos, unidades y pares, lo que democratiza y horizontaliza. La diferencia política y académica es abismal. Uno es punitivo y el otro es Cooperativo.
Desde nuestro sindicato confiamos en que este martes el Consejo Superior sabrá priorizar la complejidad sobre la simpleza de los análisis, lo importante sobre lo urgente, la evaluación sobre el control y la democracia sobre la tecnocracia.

Enlace permanente a este artículo: http://sidiusanluis.com.ar/rechazo-del-sidiu-al-control-biometrico/